CODIGO CIVIL DE PUERTO RICO, 1930


PARTE III- MATRIMONIO

CAPITULO 29 -NATURALEZA DEL MATRIMONIO

Art. 68. Definición, validez y disolución del matrimonio. (31 L.P.R.A. sec. 221)

El matrimonio es una institución civil que procede de un contrato civil en virtud del cual un hombre y una mujer se obligan mutuamente a ser esposo y esposa, y a cumplir el uno para con el otro los deberes que la ley les impone. Será válido solamente cuando se celebre y solemnice con arreglo a las prescripciones de aquélla, y sólo podrá disolverse antes de la muerte de cualquiera de los dos cónyuges, en los casos expresamente previstos en este código.

(Código Civil, 1930, art. 68.)

CAPITULO 31 -REQUISITOS NECESARIOS PARA CONTRAER MATRIMONIO

Art. 69. Requisitos. (31 L.P.R.A. sec. 231)

Los requisitos necesarios para contraer matrimonio son:

(1) Capacidad legal de los contratantes.

(2) Consentimiento de las partes contratantes.

(3) Autorización y celebración de un contrato matrimonial mediante las formas y solemnidades prescritas por la ley.

Art. 70. Capacidad - Incapacidad para contraer matrimonio. (31 L.P.R.A. sec. 232)

Son incapaces para contraer matrimonio:

(1) Los casados legalmente.

(2) Los que no tuvieren el pleno ejercicio de su razón.

(3) Los que padecen de retardación mental y/o alguna deficiencia en el desarrollo, cuando dicha condición les impida prestar su consentimiento.

(4) Los varones menores de dieciocho años y las mujeres menores de dieciséis años. Se tendrá, no obstante, por revalidado ipso facto y sin necesidad de declaración expresa, el matrimonio contraído por menores de dicha edad, si un día después de haber llegado a la pubertad legal, hubiesen vivido juntos sin haber reclamado en juicio contra su validez las personas que legalmente les representen, o si la mujer hubiese concebido antes de la pubertad legal o de haberse entablado la reclamación; y disponiéndose, que toda mujer menor de dieciséis años y mayor de catorce años que haya sido seducida, podrá contraer matrimonio previo el consentimiento de sus padres o tutor; y si éstos lo negaren, con el consentimiento de la sala del Tribunal Superior del lugar de la residencia de la seducida, y todo varón menor de dieciocho años y mayor de dieciséis que se encontrare acusado de haber seducido a una mujer mayor de catorce y menor de dieciséis años de edad, podrá también contraer matrimonio previo el consentimiento de sus padres o tutor, y si éstos lo negaren, con el consentimiento de la sala del Tribunal Superior del lugar de la residencia de la seducida, y se considerará suficiente para impedir todo proceso tal matrimonio, al igual que en los demás casos a que se refiere el art. 262 del Código Penal, [33 LPRA sec. 968].

(5) El menor de edad que no haya obtenido el correspondiente permiso.

(6) Los que adolecieren de impotencia física para la procreación.

(7) El tutor y sus descendientes, con la persona guardada, hasta que no se aprueben definitivamente las cuentas de la tutela, y ésta haya cesado.

(Código Civil, 1930, art. 232; Enmendado en el 1937, ley 12; 1952, ley 11; 1976, ley 108, Diciembre 14, 1997, Núm. 141, art. 1.)

Art. 70a. Tiempo para formalizar nuevo matrimonio. (31 L.P.R.A. sec. 232a)

Disuelto el matrimonio por cualquier causa, hombre y mujer quedan en aptitud de formalizar nuevo matrimonio en cualquier tiempo posterior a dicha disolución.

No obstante, a fin de facilitar la determinación de la paternidad, la mujer cuyo matrimonio se haya disuelto y se disponga a formalizar uno nuevo antes de transcurrir 301 días de dicha disolución, deberá acreditar ante la persona autorizada que celebrará el matrimonio un certificado médico de si se halla o no en estado de gestación.

Este certificado, si es positivo, constituirá presunción de la paternidad del cónyuge del matrimonio disuelto.

Si la mujer ha dado a luz antes de los 301 días mencionados, no será necesario, para formalizar nuevo matrimonio, presentar dicho certificado.

(Código Civil, 1930; Adicionado en Junio 2. 1976, Núm. 108, p. 326, sec. 4, ef. Junio 2, 1976)

Art. 71. Impedimentos para contraer matrimonio. (31 L.P.R.A. sec. 233)

Tampoco podrán contraerlo entre sí:

(1) Los ascendientes y descendientes por consanguinidad o afinidad.

(2) Los colaterales por consanguinidad hasta el cuarto grado.

(3) El padre o madre adoptante y el adoptado; éste y el cónyuge viudo de aquéllos; y aquéllos y el cónyuge viudo de éste.

(4) Los descendientes legítimos del adoptante con el adoptado, mientras subsista la adopción.

(5) Los adúlteros que hubiesen sido declarados así por sentencia firme hasta cinco años después de dicha sentencia.

(6) Los que hubiesen sido condenados como responsables de la muerte de uno de los cónyuges.

Art. 72. Dispensa del grado de consanguinidad. (31 L.P.R.A. sec. 234)

El Tribunal Superior con justa causa podrá dispensar, a instancia de parte, el cuarto grado de consanguinidad. La parte que lo solicite someterá al Tribunal una petición jurada acompañada por la prueba documental necesaria.

El Tribunal entenderá y resolverá la petición en sus méritos, sin necesidad de celebración de vista, o discrecionalmente podrá señalarla; Disponiéndose, que cuando los primos hermanos hayan vivido en concubinato y como resultado de esta unión existieren hijos o alguno de ellos estuviere en inminente peligro de muerte, cualquier ministro, sacerdote o juez, que fuere requerido, podrá celebrar el matrimonio, sin dispensa, poniendo en conocimiento de la sala correspondiente del Tribunal Superior, mediante declaración jurada de los hechos del caso, a fin de que se anote en el libro de minutas del tribunal, como si éste hubiere concedido tal dispensa.

(Código Civil, 1930, Art. 72; Enmendado en el 1942, ley 42; 1945, ley 15; 1974, ley 205) 

Ley de Personas que sufren de enfermedades o deficiencias en el desarrollo--

Ley Núm. 133 del 14 de mayo de 1937, según enmendada

 

Sec. 1. Personas que sufren de enfermedades o deficiencias en el desarrollo- Matrimonio prohibido; nulidad. (31 L.P.R.A. sec. 235)

Por la presente queda prohibido el que personas que padezcan de locura, retardación mental o deficiencia en el desarrollo cuando dicha condición les impida prestar su consentimiento, las que padezcan sífilis y de cualquier enfermedad de transmisión sexual, contraigan matrimonio, mientras subsista la enfermedad, condición mental o deficiencia; y si tal matrimonio llegare a ser contraído podrá el mismo ser anulado por la Sala Superior del Tribunal de Primera Instancia de la residencia de cualesquiera de los contrayentes, a petición del fiscal de la Sala Superior del Tribunal de Primera Instancia, o de parte interesada, con intervención del fiscal de la Sala Superior del Tribunal de Primera Instancia en que la acción se presente.  La acción de nulidad no podrá ejercitarse si la causa hubiere desaparecido al momento de iniciarse la acción. Para propósitos de esta Sección los hombres o mujeres no residentes que contrajeron matrimonio entre sí en Puerto Rico no podrán solicitar la acción de anulabilidad antes dispuesta, cuando haya existido una certificación médica de que la persona cumplió con todas las pruebas requeridas para contraer matrimonio en su estado o país de residencia.

(Mayo 14, 1937; Núm. 133, sec. 1; Enmendado en el 1938, ley 22; 1967, ley 36; Diciembre 14, 1997, Núm. 141, art. 2; Diciembre 13, 2007, Núm. 193, art. 1, incluye las enfermedades de clamidia y gonorrea, efectiva 90 días después de su aprobación; Agosto 11, 2010, Núm. 127, art. 1, efectiva 30 días después de su aprobación.)

Sec. 2 Certificado médico exigido para la expedición de certificados o licencias matrimoniales. (31 L.P.R.A. sec. 236)

Se prohíbe a los encargados de los Registros Demográficos expedir certificados o licencias para contraer matrimonio, a aquellos hombres o mujeres que padezcan de las enfermedades indicadas en la Sección 1 de esta Ley. Tampoco podrá expedirse ningún certificado o licencia para contraer matrimonio cuando ambos contrayentes no presentaren al Registrador Demográfico un certificado médico demostrativo de que ninguno de ellos sufre las enfermedades indicadas en la Sección 1 de esta Ley. Los contrayente entregarán al Registrador Demográfico las hojas de los informes de laboratorios clínicos demostrativas de los resultados de los exámenes para la detección de las enfermedades de  transmisión sexual: (VDRL), clamidia y gonorrea; el Registrador hará constar en el certificado de matrimonio la presentación de dichos informes y estos serán devueltos a los contrayentes. Aquellos resultados de laboratorios que sean positivos serán retenidos por el Epidemiólogo del Estado, una vez haya autorizado al Registro Demográfico a expedir la licencia para contraer matrimonio. El Epidemiólogo del Estado determinará, según su mejor juicio, aquellos resultados positivos de laboratorio que sean necesarios para investigación, seguimiento y tratamiento. El Epidemiólogo del Estado podrá disponer de los que no considere necesario al momento o después de cierto periodo de tiempo. Los médicos de beneficencia municipal o aquellos que fueran empleados de Gobierno Estatal vendrán obligados a expedir las certificaciones referidas anteriormente a aquellas personas insolventes sin cobro de honorarios. La certificación médica será válida por un término de diez (10) días desde su expedición, y transcurridos éstos, no podrán contraer matrimonio sin una nueva certificación médica.

 

Para propósitos de esta Sección, en Puerto Rico se aceptará una certificación médica que cumpla con todas las pruebas requeridas para contraer matrimonio en su lugar de residencia y no se exigirán los laboratorios requeridos en nuestra jurisdicción a aquellos hombres y mujeres no residentes de Puerto Rico que deseen contraer matrimonio en la Isla, sin embargo, los ciudadanos extranjeros no podrán permanecer en Puerto Rico por más tiempo que el establecido en el permiso de entrada a territorio estadounidense concedido por la agencia federal correspondiente. Toda persona que no sea residente en Puerto Rico que desee contraer matrimonio en la Isla presentará al Registro Demográfico una identificación con foto expedida por el gobierno del país o estado donde reside, pasaporte o tarjeta electoral y copia de declaración jurada en la que se estipule que: (i) no son residentes de Puerto Rico; (ii) que el propósito de su visita es para contraer matrimonio; y, de ser ciudadano extranjero, (iii) que no permanecerá en Puerto Rico por más tiempo que el establecido en el permiso de entrada a territorio estadounidense concedido por la agencia federal correspondiente.

(Mayo 14, 1937, Núm. 133, sec. 2; Enmendada en el 1938, ley 22; 1939, ley 50; 1983, ley 76; Diciembre 13, 2007, Núm. 193, art. 2, incluye las enfermedades de clamidia y gonorrea, efectiva 90 días después de su aprobación; Agosto 11, 2010, Núm. 127, art. 2, efectiva 30 días después de su aprobación.)

Sec. 2a. Prueba de la identidad del que solicite certificado médico. (31 L.P.R.A. sec. 237)

El médico antes de expedir el certificado, deberá estar convencido de que la persona que lo solicita, por escrito, es la misma que habrá de contraer matrimonio. Si ésta no es conocida por el médico, podrá ser identificada por una persona conocida por dicho médico, que bajo su firma asegure de que la persona que solicita ser examinada es la misma que va a contraer matrimonio.

(Mayo 14, 1937, Núm. 133; Adicionada en el 1938, ley 22)

Sec. 3. Penalidad por contraer matrimonio fuera de ley. (31 L.P.R.A. sec. 238)

Toda persona que contrajere matrimonio, o indujere o facilitare en su celebración, en contravención de lo dispuesto por las [31 LPRA secs. 235 a 240] de este código, incurrirá en delito menos grave, y convicta que fuere será sancionada con pena de reclusión por un período que no excederá de seis (6) meses. Las disposiciones de esta sección no serán aplicables a las personas que padezcan de locura o demencia, en relación con las cuales se dispondrá de conformidad con las leyes vigentes sobre la materia.

(Mayo 14, 1937, Núm. 133, sec. 3; Enmendada en el 1983, ley 166)

Sec. 4. Penalidad por expedir certificado médico falso. (31 L.P.R.A. sec. 239)

Cualquier médico que expidiere el certificado que se requiere por las sec. 235 a 240 de este código para ser presentado al registrador demográfico, afirmando que una persona no padece de las enfermedades o anormalidades que se citan en la [31 LPRA sec. 235] de este código, una vez que se demuestre que al tiempo de la expedición del certificado médico, dicha persona estaba incapacitada para contraer matrimonio de acuerdo con lo aquí dispuesto, incurrirá en delito menos grave y convicto que fuere, será sentenciado a pagar una multa no menor de doscientos (200) dólares ni mayor de quinientos (500) dólares o a sufrir pena de cárcel no menor de noventa (90) días ni mayor de seis (6) meses, o ambas penas a discreción del tribunal.

(Mayo 14, 1937, Núm. 133, sec. 4.)

Sec. 5. Penalidad por expedir licencia matrimonial sin certificado médico; excepciones. (31 L.P.R.A. sec. 240)

Todo registrador demográfico que sin el requisito previo del certificado médico expidiere certificado o licencia para contraer matrimonio, incurrirá en delito menos grave, y convicto que fuere, será sentenciado a pagar una multa no menor de cien (100) dólares ni mayor de quinientos (500) dólares, o a sufrir encarcelamiento por no menos de tres (3) meses ni más de seis (6) meses, o ambas penas a discreción del tribunal; Disponiéndose, que las disposiciones de las [31 LPRA secs. 235 a 240] de este código no serán aplicables en los casos en que se celebre el matrimonio articulo mortis, ni cuando los contrayentes, por declaración jurada prestada libre de derechos ante el registrador demográfico, para lo cual se faculta a dicho funcionario, demuestren que con antelación a la vigencia de esta ley enmendatoria han tenido o procreado entre sí uno o más hijos que viven.

(Mayo 14, 1937, Núm. 133, sec. 5; Enmendada en el 1939, ley 19)

Art. 73. Cuándo el consentimiento no es válido. (31 L.P.R.A. sec. 241)

No es eficaz el consentimiento:

(1) Cuando sea dado al raptor por la raptada, mientras ésta no haya recobrado por completo su libertad.

(2) Cuando sea obtenido por violencia o intimidación.

(3) Cuando hay error respecto a la persona con quien se va a contraer matrimonio.

(Código Civil, 1930, art. 73; Enmendado en el 1983, ley 27)

Art. 74. Consentimiento que necesitan los menores. (31 L.P.R.A. sec. 242)

Los menores de veintiún (21) años necesitan para contraer matrimonio el permiso de las personas que los tengan bajo su patria potestad o tutela; Disponiéndose, sin embargo que en cualquier caso en que un menor no tuviere padre ni madre, ni se le hubiere nombrado tutor, legalmente, podrá un Juez de Distrito, al solicitársele, nombrar un tutor especial quien tendrá autoridad para dar su consentimiento al matrimonio de dicho menor; Disponiéndose, además, que antes de hacer tal nombramiento, el Juez de Distrito deberá cerciorarse de que dicho menor carece de los recursos necesarios para obtener el nombramiento de un tutor, conforme a lo que para los demás casos dispone la ley; Disponiéndose, que dicho tutor será uno de los parientes más cercanos del menor, siempre que lo hubiere, y su nombramiento se hará constar en el libro de sentencias de cada corte, omitiéndose toda inscripción de dicha tutela en el libro registro de tutelas que se lleva actualmente en el Tribunal Superior.

Los menores de ambos sexos que hayan cumplido dieciocho (18) años de edad no necesitan autorización paterna, del tutor o judicial para contraer matrimonio en aquellos casos en que se pruebe que la mujer contrayente haya sido violada, seducida o esté en estado de embarazo.

(Código Civil, 1930, art. 74; Enmendado en el 1975, ley 93)

Art. 75. Autorización y celebración del matrimonio - Quienes pueden celebrarlo. (31 L.P.R.A. sec. 243)

Todos los sacerdotes u otros ministros del evangelio, debidamente autorizados u ordenados, rabinos hebreos, y los Jueces del Tribunal Supremo, Jueces del Tribunal Superior o de Distrito, el Juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico y los Jueces de Paz, pueden celebrar los ritos de matrimonio entre todas las personas legalmente autorizadas para contraerlo.

(Código Civil, 1930, art. 75; Enmendado en el 1952, ley 11)

Art. 76. Solicitud y examen; declaración jurada. (31 L.P.R.A. sec. 244)

Toda persona, deseosa de contraer matrimonio, acudirá a cualquiera de las personas autorizadas para celebrarlo en la sección anterior. La persona a quien se acuda examinará al solicitante, bajo juramento, respecto a la capacidad legal de las partes contrayentes. Esta declaración jurada se pondrá por escrito, y deberá consignarse en ella el nombre y apellidos, edad, estado, profesión u oficio, naturaleza y domicilio, de cada una de las partes contrayentes, y de sus respectivos padres, el grado de consanguinidad o afinidad, si lo hubiere, existente entre los contrayentes; y si cualquiera de las personas hubiere contraído antes matrimonio deberá hacerse constar como también la forma en que fue éste disuelto, Si por muerte, nulidad o divorcio, con el nombre y apellidos del anterior cónyuge, y la fecha y lugar del fallecimiento de éste, o el tribunal que decretó la nulidad o el divorcio, y la fecha del decreto; los nombres, edad y dirección, de cada uno de los hijos del anterior matrimonio, si los hubiere. La declaración deberá ser jurada y firmada por el solicitante ante la persona a quien hiciere la solicitud, y al efecto las personas autorizadas por este código para celebrar matrimonios, quedan también autorizadas para tomar juramentos a dichos solicitantes.

(Código Civil, 1930, art. 76.)

Art. 77. Cuándo no podrá celebrarse el matrimonio; menores. (31 L.P.R.A. sec. 245)

Ningún matrimonio se celebrará si de la antedicha declaración jurada no resultare que las partes tienen capacidad legal para contraerlo con arreglo a las disposiciones de este código, y si las partes contrayentes fueren menores de edad, o cualquiera de ellas, no podrá llevarse a cabo la ceremonia mientras no se obtuviere y presentare a la persona que haya de celebrar el matrimonio, el consentimiento escrito de la persona autorizada por este código, para otorgarlo.

(Código Civil, 1930, art. 77.)

Art. 78 a 80 [Derogados]

Art. 81. Honorarios del juez. (31 L.P.R.A. sec. 249)

Será obligación del juez celebrar los ritos de matrimonios, libre de gastos; Disponiéndose, que cuando se celebrare la ceremonia matrimonial fuera de la zona urbana del municipio en que residiere el juez, o cuando se celebrare antes de las nueve de la mañana, o después de las cinco de la tarde, el juez podrá cobrar el honorario en que convinieren las partes interesadas.

((Código Civil, 1930, art. 81; Enmendado en el 1931, ley 24)

Art. 82. Penalidad por declaración falsa. (31 L.P.R.A. sec. 250)

Toda persona que hiciere una declaración falsa, bajo las disposiciones de esta sección, con el fin de obtener la celebración de su matrimonio, incurrirá en perjurio y será castigada de acuerdo con lo dispuesto por el Código Penal, [33 LPRA], para este delito.

Arts. 83 y 83. [Derogados]

Ley Núm. 64 del 5 de mayo de 1945. (Enmendada en el 1952, Const. Art. 1 sec. 1)

 

Ley de Matrimonio mediante mandado con poder especial.

Ley Núm. 64 de 5 de  mayo de 1945, según enmendada.

 

Sec. 1 . Matrimonio mediante mandato con poder especial. (31 L.P.R.A. sec. 253)

Todo hombre o mujer ausente del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, que desee contraer matrimonio con mujer u hombre residente en el Estado Libre Asociado, que no se encuentre dentro de las incapacidades o impedimentos que señalan las [31 LPRA secs. 232 y 283] de este código, o dentro de las prohibiciones de la Reglamentación del Matrimonio, [31 LPRA secs. 235 a 240] de este código, podrán contraerlo mediante mandato con poder especial.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 1; Enmendada en el 1952, Const. Art. 1 sec. 1)

Sec. 2. Certificación médica. (31 L.P.R.A. sec. 254)

Todo hombre o mujer ausente del Estado Libre Asociado que desee contraer matrimonio en Puerto Rico mediante mandato con poder especial, obtendrá una certificación de un médico, psiquiatra, psicólogo o cirujano en el ejercicio de su profesión, de que no sufre de locura, retardación mental o deficiencias en el desarrollo en grado severo o profundo que le impida prestar su consentimiento, sífilis, o de enfermedad venérea alguna. Dicha certificación será reconocida por el funcionario autorizado, quien certificará además que la certificación ha sido expedida por un médico, psiquiatra, psicólogo o cirujano autorizado a ejercer dicha profesión.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237 sec. 2; Mayo 12, 1967, Núm. 37, p. 234, ef. Mayo 12, 1967; Diciembre 14, 1997, Núm. 141, art. 3. )

Sec. 3. Otorgamiento del poder. (31 L.P.R.A. sec. 255)

Una vez obtenida la certificación médica que se dispone en la [31 LPRA sec. 254] de este código, el interesado comparecerá en los Estados Unidos continentales ante un comisionado de escrituras de Puerto Rico o notario público debidamente autorizado en cualquier nación extranjera ante cualquier funcionario autorizado para otorgar poderes; cuando el otorgante sea militar o marino y no hubiere notario público autorizado, ante un capellán o abogado mediador (judge advocate) y otorgará el correspondiente mandato con poder especial para contraer matrimonio.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 3, ef. 90 días después de Mayo 5, 1945.)

Sec. 4. Circunstancias que contendrá el poder. (31 L.P.R.A. sec. 256)

(a) El otorgante hará constar en la escritura de poder, los siguientes extremos:

Nombres y apellidos; color o raza; edad; fecha de nacimiento, consignando día, mes y año; estado civil; residencia; ocupación; ciudad o pueblo; estado o provincia y nación donde nació; nombre del padre, sin que sea necesario consignar si es hijo legítimo o ilegítimo o natural reconocido; sitio de nacimiento del padre; nombre de la madre; sitio de nacimiento de la madre; si es viudo deberá consignar el nombre de su anterior esposa, fecha del fallecimiento de ésta y, si sobreviven hijos al quedar disuelto por muerte el matrimonio; si es divorciado, nombre de la anterior esposa, mención del tribunal que decretó el divorcio; fecha de la sentencia y, si la misma es firme de acuerdo con las leyes del país o nación donde fue decretado; motivo del divorcio, y, si quedaron hijos a la fecha de la disolución del matrimonio. Podrá hacer constar además cualquier circunstancia especial que haya mediado para la celebración del matrimonio, y término en que debe celebrarse el matrimonio que no excederá de tres meses a contar de la fecha del otorgamiento.

(b) Nombres y apellidos del mandatario, circunstancias personales del mismo, y, sitio de su residencia; nombres y apellidos y circunstancias personales del contrayente o de la contrayente.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 4, ef. 90 días después de Mayo 5, 1945.)

Sec. 5. Reconocimiento o aprobación. (31 L.P.R.A. sec. 257)

Si el poder no se otorga ante un comisionado de escrituras en los Estados Unidos continentales, sino ante un notario público, la firma del notario debe ser reconocida ante la autoridad correspondiente; si se otorga ante cualquier reino o república extranjera la firma debe ser reconocida ante un cónsul o agente consular de los Estados Unidos de América; si ante un capellán o abogado mediador (judge advocate) el otorgamiento del poder deberá ser aprobado por el jefe inmediato de la fuerza a que pertenezca el militar o marino.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 5, ef. 90 días después de Mayo 5, 1945.)

Sec. 6. Poder deberá ser protocolizado y registrado. (31 L.P.R.A. sec. 258)

El mandato con poder especial para contraer matrimonio en esta forma otorgado deberá ser protocolizado y registrado de acuerdo con las leyes de Puerto Rico.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 6, ef. 90 días después de Mayo 5, 1945.)

Sec. 7. Certificación médica del contrayente; licencia matrimonial. (31 L.P.R.A. sec. 259)

Una vez protocolizado y registrado el mandato con poder especial para contraer matrimonio el contrayente o la contrayente residente en Puerto Rico obtendrá la certificación médica y licencia matrimonial, y la columna correspondiente al contrayente o a la contrayente ausente se llenará de acuerdo con el poder, y, será firmada por el mandatario escribiendo los nombres y apellidos del mandante y firmando debajo por poder, y asimismo firmará la licencia matrimonial, y la certificación del médico que examinó fuera de Puerto Rico al otro contrayente, se unirá a la declaración jurada, y será válida como si hubiera sido expedida por un médico cirujano en ejercicio en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, uniéndose además la copia certificada de la escritura de poder.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 7; Enmendada en el 1952, Const. Art. 1 sec. 1)

Sec. 8. Registro de matrimonios por poder. (31 L.P.R.A. sec. 260)

El Secretario de Salud preparará un libro registro en el cual se registrarán los matrimonios celebrados por medio de mandato con poder especial.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 8; Enmendada en Julio 24, 1952, Núm. 6, p. 11, ef. Julio 25, 1955.)

Sec. 9. Revocación del mandato. (31 L.P.R.A. sec. 261)

El mandato para contraer matrimonio con poder especial podrá ser revocado en cualquier tiempo antes de la celebración del matrimonio.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 9, ef. 90 días después de Mayo 5, 1945.)

Sec. 10. Copias de la ley para las fuerzas armadas; modelo de escritura. (31 L.P.R.A. sec. 262)

El Secretario de Estado remitirá copia de las [31 LPRA secs. 253 a 262] de este código a los jefes de las fuerzas armadas para su distribución entre los capellanes y abogados mediadores (judge advocate) para su conocimiento, uniéndole además un modelo de escritura de poder con poder especial para contraer matrimonio que será preparado en el Departamento de Justicia de Puerto Rico.

(Mayo 5, 1945, Núm. 64, p. 237, sec. 10; Enmendada en Julio 24, 1952, Núm. 6, p. 11, ef. Julio 25, 1952.)

Art. 85. Prueba del matrimonio. (31 L.P.R.A. sec. 263)

Los matrimonios celebrados antes del primero de enero de 1885, en que empezó a regir en Puerto Rico la ley de registro civil, se probarán por los medios establecidos en las leyes anteriores.

Los contraídos después se probarán sólo por el acta del libro de matrimonios. Si éste hubiese desaparecido, será admisible cualquier prueba adecuada.

(Código Civil, 1930, art. 85.)

Art. 86. Medios de prueba. (31 L.P.R.A. sec. 264)

En el caso a que se refiere la sección anterior, la posesión constante de estado de los padres, unida a las actas de nacimiento de sus hijos en concepto de legítimos, será uno de los medios de prueba del matrimonio de aquéllos, a no constar que alguno de los dos estaba ligado por otro matrimonio anterior.

(Código Civil, 1930, art. 86.)

Art. 87. Contraído en los Estados Unidos o en país extranjero. (31 L.P.R.A. sec. 265)

El matrimonio contraído en los Estados Unidos, o en país extranjero, donde estos actos no estuviesen sujetos a un registro regular o auténtico, puede acreditarse por cualquiera de los medios de prueba admitidos en derecho.

(Código Civil, 1930, art. 87.)

CAPITULO 33. DERECHOS Y OBLIGACIONES ENTRE MARIDO Y MUJER

Art. 88. Cohabitación, fidelidad y socorro. (31 L.P.R.A. sec. 281)

Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente.

(Código Civil, 1930, art. 88.)

Art. 89. Deberes de los cónyuges - Protección. (31 L.P.R.A. sec. 282)

Los cónyuges deben protegerse y satisfacer sus necesidades mutuamente en proporción a sus respectivas condiciones y medios de fortuna.

(Código Civil, 1930, art. 89; Enmendado en el 1976, ley 109)

Art. 90. Domicilio. (31 L.P.R.A. sec. 283)

Los cónyuges decidirán por común acuerdo dónde establecer su domicilio y su residencia en la consecución de los mejores intereses de la familia.

(Código Civil, 1930, art. 90; Junio 2, 1976, Núm. 111, p. 329, ef. Junio 2, 1976.)

Art. 91 Administrador de bienes conyugales; enajenación de bienes (31 L.P.R.A. sec. 284)

Ambos cónyuges serán los administradores de los bienes de la sociedad conyugal, salvo estipulación en contrario, en cuyo caso uno de los cónyuges otorgará mandato para que el otro actúe como administrador de la sociedad.

Las compras que con dichos bienes haga cualquiera de los cónyuges serán válidas cuando se refieran a cosas destinadas al uso de la familia o personales de acuerdo con la posición social y económica de ésta. Disponiéndose que cualquiera de los cónyuges podrá efectuar dichas compras en efectivo o a crédito.

Los bienes inmuebles de la sociedad conyugal no podrán ser enajenados o gravados, bajo pena de nulidad, sino mediante el consentimiento escrito de ambos cónyuges. Nada de lo antes dispuesto se interpretará a los efectos de limitar la libertad de los futuros cónyuges de otorgar capitulaciones matrimoniales.

(Código Civil, 1930, art. 91; Enmendado en el 1976, ley 51)

Art. 92. Bienes privativos. (31 L.P.R.A. sec. 285)

El marido y la mujer tendrán el derecho de administrar y disponer libremente de sus respectivas propiedades particulares.

(Código Civil, 1930, art. 92.)

Art. 93. Representante de la sociedad conyugal. (31 L.P.R.A. sec. 286)

Salvo lo dispuesto en la [31 LPRA sec. 284] de este código, cualquiera de los cónyuges podrá representar legalmente a la sociedad conyugal. Cualquier acto de administración unilateral de uno de los cónyuges obligará a la sociedad legal de gananciales y se presumirá válido a todos los efectos legales.

(Código Civil, 1930, art. 93; Enmendado en el 1976, ley 51)

Art. 94. Apelllido de la esposa (31 L.P.R.A. sec. 287)

 

(Código Civil, 1930, art. 94; Derogado en Julio 9, 1985, Núm. 93.)

 

 


Advertencia:

Este documento tiene las enmiendas integradas hasta Enero 15, 2013.

Para cualquier enmienda posterior presione Aquí. (solo socios)

[Búsqueda Avanzadas (Solo Socios)]


| Home| Leyes y Jurisprudencia | Información | Agencias | Profesionales | Biografías | Historia | Pueblos de Puerto Rico| Servicios |Publicidad | Directorios | Compras | Eventos | Noticias | Entretenimiento |Publicaciones CD| Ordenanzas | Revista Jurídica |

 

 

 

© 1996-2013 LexJuris de Puerto Rico - Derechos Reservados