Ley de La Práctica de la Medicina Veterinaria de Puerto Rico

Ley Núm. 194 del 4 de agosto de 1979, según enmendada.


Art. 1 . Título corto. (20 L.P.R.A. sec. 2951)

Esta ley se conocerá como "Ley de La Práctica de la Medicina Veterinaria de Puerto Rico". 

Art. 2. Definiciones. (20 L.P.R.A. sec. 2952)

Las siguientes palabras o frases, a los fines de esta ley, tendrán el significado que aparece a continuación de cada una, a saber: 

(a) Animal. Significa todo miembro del reino animal, excepto el hombre, tanto doméstico como salvaje, vivo o muerto, incluyendo aves, reptiles y peces. 

(b) Medicina veterinaria. Es la ciencia relativa a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los animales, e incluye cirugía, obstetricia, odontología, oftalmología, radiología, geriatría, medicina y todas las otras ramas o especialidades de la medicina veterinaria. 

(1) Práctica profesional de la medicina veterinaria.   

Significa: El diagnóstico, tratamiento, corrección, cambio, alivio o prevención de cualquier enfermedad, deformidad, defecto, lesión, u otra condición física o mental en los animales, e incluye la prescripción, administración, y uso de drogas, medicinas, anestésicos, aparatos o cualquier otra sustancia o técnica de diagnóstico o terapia, pruebas para determinar preñez o para corregir la esterilidad, así como también el suministrar consejos o recomendaciones en relación con lo que antecede. 

(2) El representar directa o indirectamente, en público o en privado, el tener la habilidad y la disposición de llevar a cabo cualquier acto incluido en la cláusula (1) que precede. 

(3) El usar cualquier título, palabras, abreviaturas, o letras en forma y circunstancias tales que induzca a creer que quien las usa está calificado para llevar a cabo cualesquiera de los actos descritos en la cláusula (1) que precede. 

(d) Veterinario o médico veterinario. Significa una persona natural que ha recibido un grado de doctor en medicina veterinaria, o su equivalente, de una escuela de medicina veterinaria según se define más adelante. 

(e) Veterinario licenciado. Significa un veterinario que ha sido debidamente autorizado a practicar la medicina veterinaria en Puerto Rico. 

(f) Escuela de medicina veterinaria. Significa cualquier escuela o colegio de medicina veterinaria o división de una universidad que ofrece y otorga el grado de doctor en medicina veterinaria o su equivalente. 

(g) Escuela acreditada de medicina veterinaria. Significa cualquier escuela o colegio de medicina veterinaria o división de una universidad que mantiene los requisitos y niveles de educación profesional que se estipulan en la [20 LPRA sec. 2953] de esta ley. 

(h) Persona. Significa toda persona natural o jurídica, o cualquier grupo, asociación u organización de ellas que actúen de común acuerdo fuere como principal, agente, funcionario, sucesor, cesionario, o en cualquier otra capacidad legal. 

(i) Junta. Significa la Junta Examinadora de Médicos Veterinarios de Puerto Rico. 

(j) Escuela de tecnología veterinaria. Significa cualquier institución, escuela o colegio que otorgue el grado de tecnología veterinaria o su equivalente. 

(k) Personal para veterinario. Significa aquel personal graduado de una escuela de tecnología de veterinaria que se desempeña en funciones auxiliares de medicina veterinaria bajo la supervisión y órdenes de un médico veterinario licenciado, disponiéndose que el personal paraveterinario y sus funciones se establecerán por un reglamento que redacte y promulgue la Junta de esa clase profesional cuando ésta sea debidamente establecida, y no incluirá diagnóstico, prognosis, prescripciones ni cirugía. 

(l ) Puerto Rico. Significa el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. 

Art. 3. Normas de acreditación. (20 L.P.R.A. sec. 2953)

Los organismos responsables de ello bajo esta ley se regirán por las siguientes normas de acreditación de escuela de medicina veterinaria cuyos egresados soliciten licencia para la práctica profesional de la medicina veterinaria en Puerto Rico: 

(a) El Consejo de Educación Superior tendrá la facultad exclusiva para extender las licencias de autorización y de acreditación a las escuelas de medicina veterinaria y de tecnología veterinaria que se establezcan en Puerto Rico. El Consejo ejercerá sus facultades de acuerdo con las disposiciones de las [18 LPRA secs. 2101 a 2109]. 

(b) El Consejo de Educación Superior evaluará a los fines de acreditación las escuelas de medicina veterinaria y tecnología veterinaria que funcionen en los Estados Unidos y en el extranjero, disponiéndose que para ello utilizará las normas, mecanismos y recursos que disponga por reglamento. Los egresados de escuelas de medicina veterinaria no acreditadas deberán aprobar un año de capacitación adicional según lo disponga la Junta mediante reglamento. 

Esta evaluación o capacitación adicional podrá llevarse a cabo en centros aprobados a ese efecto o en los Estados Unidos o en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico; Disponiéndose, que en la experiencia clínica del referido programa a tomarse en centros aprobados por el Consejo de Educación Superior, se utilizarán entre otras las facilidades y programas operados por agencias gubernamentales, tales como, el Laboratorio de Diagnóstico Veterinario, el Centro de Inseminación Artificial, la Oficina de Servicios Veterinarios del Departamento de Agricultura y otros de similar competencia oficial o privada. 

(c) Previo a la radicación de la solicitud de examen de reválida, los egresados de escuelas no acreditadas tendrán que presentar evidencia satisfactoria ante la Junta de haber aprobado un programa de evaluación y capacitación. 

(d) No se admitirán diplomas obtenidos en escuelas por correspondencia. 

Art. 4. Requisito de licencia y prácticas permitidas. (20 L.P.R.A. sec. 2954)

Solamente podrán practicar la medicina veterinaria en Puerto Rico los veterinarios debidamente licenciados por la Junta o el tenedor de una licencia provisional vigente expedida por la Junta según prescribe la [20 LPRA sec. 2961] de esta ley. Esta ley no se interpretará en el sentido de prohibir: 

(a) El que un estudiante regular de una escuela de medicina veterinaria o tecnología veterinaria lleve a cabo bajo la supervisión directa de un veterinario licenciado funciones y deberes que le asignen sus profesores, o que estuviere trabajando durante sus vacaciones bajo tal supervisión directa. 

(b) El que una persona dé consejos o actúe de acuerdo con lo que constituye una práctica aceptable de manejo de animales. 

(c) El que un veterinario licenciado en otra jurisdicción efectúe consultas de carácter temporal con un veterinario licenciado en Puerto Rico, según disponga a tales propósitos la Junta. 

(d) El que un comerciante o manufacturero en el curso normal de sus negocios promueva o demuestre el uso de medicinas, alimentos, artefactos u otros productos usados en la curación o prevención de enfermedades de animales. 

(e) El que un dueño de un animal o su empleado a tarea completa dé tratamiento médico a un animal propiedad de dicho dueño, excepto cuando el título de propiedad de dicho animal haya sido transferido con el propósito de evadir esta ley. 

(f) El que un miembro de la facultad de una escuela acreditada de medicina veterinaria o tecnología veterinaria ejerza sus funciones regulares, o el que una persona dicte conferencias, imparta instrucciones o efectúe demostraciones en una escuela o en relación a un seminario o un programa de educación profesional continuada. 

(g) El que una persona cualificada de acuerdo a las leyes federales y/o locales para la protección de animales se dedique de buena fe a estudios científicos que requieran el que se experimente con animales. 

(h) El que una persona debidamente adiestrada y autorizada para ello por las agencias gubernamentales a quienes compete tal responsabilidad o la Junta lleve a cabo prácticas de inseminación artificial. 

(i) El que el personal paraveterinario ejecute sus funciones y labores bajo la supervisión y órdenes de un veterinario licenciado. 

(j) El que una entidad gubernamental o una entidad benéfica inscrita en el Departamento de Estado para la protección de animales y el control de animales realengos, perdidos o abandonados pueda recoger y recibir dichos animales o recibir en un depósito de animales aquellos que les sean entregados por sus dueños. Para los efectos de esta ley, las referidas entidades mencionada en este inciso se considerarán los dueños de los animales que tengan bajo su posesión. 

(k) El que una persona, agentes de Extensión Agrícola, agrónomos maestros de agricultura vocacional y agrónomos funcionarios de departamentos o agencias del gobierno federal o del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, en casos fortuitos e incidentales, brinde primeros auxilios inmediatos a un animal como medida de urgencia en lo que le da tratamiento profesional un veterinario licenciado. Entendiéndose, que ninguna persona o entidad estará autorizada para el amparo de las disposiciones de este inciso, evadir esta ley ni para cobrar directa o indirectamente por tales servicios. 

Art. 5. Junta Examinadora - Miembros, nombramiento. (20 L.P.R.A. sec. 2955)

(a)  El Gobernador, con el consejo y consentimiento del Senado, nombrará una Junta, la cual estará adscrita al Departamento de Salud de Puerto Rico, que consistirá de cinco (5) personas. Cuatro (4) de los miembros de la Junta serán veterinarios licenciados y el quinto miembro, en representación del interés público, deberá ser un agricultor que tenga amplios conocimientos y experiencia en la crianza y el cuidado de animales. Los nombramientos se harán inicialmente en forma escalonada de la siguiente manera: uno (1) por dos (2) años; dos (2) por tres (3) años; y dos (2) por cuatro (4) años. Los nombramientos subsiguientes serán todos por términos uniformes de cuatro (4) años. En caso de vacante por cualquier causa, se nombrará al sustituto por el término no expirado del antecesor. Los miembros de la Junta nombrados y en funciones bajo la ley anterior a ésta continuarán como tales hasta la expiración de sus respectivos términos. 

(b)  Los miembros de la Junta que sean veterinarios deberán estar licenciados para ejercer como tales en Puerto Rico, con licencia vigente para el ejercicio profesional, [gozar] de buen carácter moral, y [haber] residido en Puerto Rico ininterrumpidamente por no menos de tres (3) años inmediatamente previos a su designación como miembro de la Junta. No se nombrará a persona alguna que haya sido, durante los dos (2) años precedentes, miembro de la facultad o del cuerpo rector de una escuela de medicina veterinaria. 

(c)  Los miembros de la Junta recibirán cincuenta (50) dólares por concepto de dietas por cada día en que asistan a reuniones o realicen gestiones oficiales de la Junta, incluso aquellos que sean funcionarios del Gobierno de Puerto Rico. Los miembros de la Junta tendrán derecho al reembolso por gastos de transportación normales en que incurrieren en el desempeño de sus funciones oficiales con sujeción a los reglamentos aplicables del Departamento de Hacienda. A partir del 1 de enero de 1997 los miembros de la Junta recibirán dietas equivalentes a la dieta mínima establecida en la [2 LPRA sec. 29], para los miembros de la Asamblea Legislativa por asistencia a sesiones o reuniones de comisión, por cada sesión, reunión extraordinaria o de comité u otro organismo o realización de encomienda autorizada por el Presidente de la Junta a la que asistan, excepto aquellos que sean jefes de agencias del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y sus instrumentalidades, salvo el Presidente de la Junta, quien recibirá una dieta equivalente al ciento treinta y tres por ciento (133%) de la dieta que reciban los demás miembros de la Junta. 

(d)  Cualquier miembro de la Junta podrá ser destituido por el Gobernador de Puerto Rico a petición de la Junta, si el Departamento de Justicia de Puerto Rico determinare que existe justa causa para ello, previa audiencia en la que la persona afectada haya tenido oportunidad de ser oída y de defenderse. 

(e)  Tres (3) miembros de la Junta constituirán quórum y mayoría. La Junta podrá reunirse en sesión privada a los fines de preparar, dar, calificar, aprobar y rechazar exámenes de reválida, para deliberar sobre las calificaciones académicas y morales de cada solicitante a licencia, o para tomar acción disciplinaria en cuanto a cualquier veterinario licenciado según se dispone en la [20 LPRA sec. 2963] de esta ley. 

(f)  En su sesión anual la Junta se organizará eligiendo un Presidente y un Vicepresidente, quienes desempeñarán sus cargos por un año, o hasta que sus respectivos sucesores sean nombrados, sin limitación en cuanto al número de términos que el oficial pudiere servir. 

(g)  La Junta mantendrá récord permanentes de todas las actuaciones de dicho cuerpo por medio de un libro de actas de todas las sesiones, así como registrará todos los datos de los solicitantes de licencia con expresión de edad, el nombre, dirección y la ubicación de la escuela veterinaria de la que se hubiese graduado, y si fue admitido o rechazado a tomar los exámenes de reválida y si el examinado aprobó o fracasó en la reválida. También se mantendrá un registro permanente y al día con los nombres, direcciones y edades de todos veterinarios licenciados en Puerto Rico. Dichos registros constituirán prueba prima facie de todas las materias anotadas en los mismos. 

(Enmendada en el 1995, ley 94; 1996, ley 102)

Art. 6. --Facultades y deberes. (20 L.P.R.A. sec. 2956)

La Junta tendrá facultad y deber para: 

(a) Examinar y evaluar las calificaciones morales y académicas de cada solicitante a examen de reválida conducente a la licencia para practicar la medicina veterinaria en Puerto Rico, inclusive mediante entrevista personal con el solicitante. 

(b) Emitir, renovar, denegar, suspender y revocar licencias permanentes y provisionales para la práctica de la medicina veterinaria en Puerto Rico, así como tomar medidas disciplinarias en relación con los tenedores de dichas licencias que sean consistentes con esta ley y con los reglamentos promulgados al amparo del mismo. 

(c) Celebrar audiencias en relación con cualquier materia apropiada que tenga ante sí, tomar juramentos, recibir evidencia, hacer las determinaciones que procedan, y dictar órdenes consistentes con tales determinaciones. La Junta podrá citar testigos, requerir la presentación de evidencia documental y autorizar la toma de deposiciones. Si una citación expedida por la Junta fuese desobedecida, la Junta podrá comparecer ante el Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico, Sala de San Juan, y solicitar que se ordene el cumplimiento de la citación. El Tribunal de Primera Instancia podrá dictar órdenes haciendo obligatoria la comparecencia de testigos o la presentación de documentos previamente requeridos por la Junta, y tendrá facultad para castigar por desacato la desobediencia a dichas órdenes. 

(d) Aprobar, enmendar o revocar aquellas reglas, reglamentos, órdenes, resoluciones o determinaciones necesarias al cumplimiento de esta ley. 

(e) Redactar y aprobar un reglamento para su funcionamiento interno. 

(f) Poseer y usar un sello oficial que podrá alterar a su voluntad. 

(g) Demandar y ser demandado como persona jurídica. 

(h) Otorgar y ejecutar todos los documentos necesarios o adecuados al ejercicio de sus facultades y poderes. 

Art. 7. Licencia anterior. (20 L.P.R.A. sec. 2957)

Todo tenedor de licencia para practicar en Puerto Rico la medicina veterinaria, expedida con anterioridad a la fecha de vigencia de esta ley, se considerará como un veterinario licenciado con todos los derechos y obligaciones que aquí se disponen. 

Art. 8. Solicitud de licencia; calificaciones. (20 L.P.R.A. sec. 2958)

(a)  Toda persona que desee obtener una licencia de médico veterinario radicará ante la Junta una solicitud en la que hará constar: 

(1) Que es mayor de edad. 

(2) Que tiene establecido su domicilio legal en Puerto Rico a la fecha de la solicitud. 

(3) Que es graduado de doctor en medicina veterinaria de una escuela acreditada de medicina veterinaria; disponiéndose, que si el solicitante es graduado de una escuela no acreditada deberá haber aprobado previamente el programa de evaluación y capacitación. 

(4) Cualquier otra información que la Junta determine mediante reglamento. 

(5) La cuota por derecho de solicitud de licencia será determinada por reglamento. 

(b)  Si la Junta determinare que el solicitante posee las debidas calificaciones y que goza de buen carácter moral en la comunidad, lo admitirá a tomar examen de reválida en la próxima sesión que celebre a tal fin, y si el candidato tuviere derecho a licencia sin reválida según la [20 LPRA sec. 2960] de esta ley, la Junta le expedirá la misma. 

(c)  Si la Junta determinare que el solicitante no califica para ser admitido a examen ni a recibir licencia bajo la [20 LPRA sec. 2960] de esta ley, lo notificará al solicitante por escrito y con expresión de las razones para tal determinación, y se le devolverá el dinero que hubiese enviado con su solicitud. Dicha notificación se hará dentro de los diez (20) días siguientes a la fecha en que se haya adoptado la determinación. El solicitante podrá pedir reconsideración en relación con sus calificaciones según provee la [20 LPRA sec. 2964] de esta ley. 

Art. 9. Exámenes. (20 L.P.R.A. sec. 2959)

(a)  La Junta celebrará sesiones para exámenes de reválida por lo menos en enero y en agosto de cada año, sin perjuicio de celebrar aquellas otras sesiones adicionales que para tal fin la Junta determine conveniente. Los exámenes se ofrecerán en inglés o español a opción del examinado previamente expresado en la solicitud de examen de reválida. Se anunciarán dichos exámenes por medio de edictos en dos (2) de los periódicos de mayor circulación general dos (2) veces, con por lo menos seis (6) semanas de antelación a la fecha de celebración de tales exámenes. 

(b)  La Junta notificará a cada examinado el resultado de sus exámenes dentro de los sesenta (60) días subsiguientes a la terminación de una sesión de exámenes de reválida, y expedirá licencia a cada examinado aprobado. Cualquier desaprobado podrá requerir de la Junta que se le muestre su examen. El Secretario de la Junta asentará toda la información pertinente en sus registros y enviará una certificación de registro a los nuevos licenciados. Cualquier examinado desaprobado podrá subsiguientemente tomar un nuevo examen en una nueva ocasión sin pagar derechos, pero los pagará por subsiguientes exámenes adicionales a que tuviere que someterse. La Junta deberá guardar los exámenes contestados por cada examinador por el lapso que armonice con las disposiciones de los reglamentos gubernamentales que apliquen a documentos análogos. 

Art. 10. Reciprocidad. (20 L.P.R.A. sec. 2960)

La Junta podrá inscribir como veterinario y expedirle una licencia como tal para el ejercicio de la profesión en Puerto Rico, sin previo examen, a cualquier persona de buen carácter moral que presente evidencia satisfactoria a la Junta de que a esa fecha está debidamente inscrita y facultada para ejercer la profesión en virtud de un examen ante la Junta de cualquiera de los estados de los Estados Unidos de Norte América; Disponiéndose, además, que el poder conferido a la Junta en esta sección para inscribir sin examen como veterinario a tales personas, sólo podrá usarse en aquellos casos en que el solicitante a la inscripción y licencia como tal veterinario proceda de un estado donde exista y esté en vigor una ley de medicina veterinaria que permita la inscripción recíproca y el ejercicio de la profesión sin exámen a los médicos veterinarios debidamente autorizados e inscritos para ejercer la profesión en Puerto Rico, ajustándose en cada caso los requisitos y condiciones para obtener licencia por reciprocidad en Puerto Rico a aquellos que exija y tenga en vigor el estado de donde provenga el solicitante; Disponiéndose finalmente, que las personas que se acojan a esta disposición deberán pagar los derechos que exige esta ley para su inscripción y licencia. 

Art. 11. Licencia provisional. (20 L.P.R.A. sec. 2961)

La Junta podrá expedir una licencia provisional para practicar la medicina veterinaria en Puerto Rico a un solicitante que llene todos los requisitos estipulados en la [20 LPRA sec. 2958] de esta ley y esté pendiente de tomar examen de reválida o para trabajar con alguna entidad benéfica de las mencionadas en el inciso (j) de la [20 LPRA sec. 2954] de esta ley siempre que actúe bajo la supervisión directa de un veterinario licenciado, o para trabajar con el Gobierno de Puerto Rico. Tal licencia provisional expirará después del próximo examen de reválida que se efectúe en fecha posterior a la de expedición de tal licencia provisional. Este privilegio no se extenderá a solicitante alguno que haya fracasado en el examen de reválida en Puerto Rico. Una licencia provisional podrá ser revocada por la Junta por justa causa, previa la celebración de una vista pública. 

Art. 12. Renovación de licencia. (20 L.P.R.A. sec. 2962)

Todo veterinario licenciado para practicar la medicina veterinaria en Puerto Rico deberá renovar su licencia cada dos (2) años según las siguientes normas: 

(a) En o antes del primer día de diciembre de cada año, la Junta remitirá por correo a cada tenedor cuya licencia expire en ese año un formulario para renovación de licencia. 

(b) La persona complimentará el formulario y lo devolverá a la Junta en o antes del 31 de diciembre de ese año. 

(c) El solicitante de renovación proveerá a la Junta aquella evidencia que ésta le requiera relativa el cumplimiento anual de participación en programas educativos profesionales. Cada veterinario licenciado deberá participar en programas educativos profesionales durante los doce (12) meses precedentes a la fecha de renovación de su licencias. Dichos programas serán auspiciados o aprobados por la Junta o por la Asociación Médico Veterinaria de Puerto Rico, y el cursar estudios postgraduados se considerará su equivalente, disponiéndose, que la Junta podrá, sobre motivos válidos, prescribir el tipo o la naturaleza de los estudios postgraduados a realizarse por un doctor en medicina veterinaria como cumplimiento equivalente a lo aquí requerido. La Junta queda facultada para establecer as normas que usará para los requisitos de educación profesional anual a ser cumplidas por los solicitantes de renovación de licencias, disponiéndose, que para la primera renovación anual de la licencia después de aprobada esta ley, se eximirá de este requisito a todo tenedor de licencia y para renovaciones subsiguientes la Junta notificará los requisitos a cumplirse con un año de antelación. 

(d) La Junta podrá eximir del cumplimiento de requisito de educación anual a individuos, o a grupos de individuos, bajo cualquiera de las siguientes circunstancias: 

(1) Cuando no se haya celebrado en Puerto Rico un programa educacional que cubra los requisitos aprobados por la Junta; 

(2) La radicación ante la Junta de un afidávit indicando causa justa y razonable por la cual el veterinario licenciado se imposibilitó de participar en un programa educativo dentro del lapso provisto. 

(3) Por causa de una emergencia o circunstancia excepcional. 

(4) Por ser el licenciado de sesenta y cinco (65) años de edad, o más y no practique la profesión de médico veterinario. 

(e) La cuota por renovación anual de licencia será determinada por la Junta por reglamento y será pagadera al tiempo de radicación del formulario de renovación cada dos (2) años, por cheque o giro a nombre del Secretario de Hacienda de Puerto Rico, o por equivalencia de ello al adjuntar al formulario un comprobante oficial de pago de dicha cuota expedido por una Colecturía de Rentas Internas. 

Todo tenedor de licencia que practique la medicina veterinaria con una licencia expirada incurrirá en violación de esta ley. Las licencias podrán renovarse en cualquier momento dentro de los cinco (5) años de haber expirado, mediante el pago correspondiente a aquellas cuotas de renovación anual que la persona adeude. Después del quinto año, no se podrá renovar la licencia y el solicitante tendrá que solicitar la expedición de una nueva licencia y someterse al examen de reválida. La Junta podrá, mediante reglamento, eximir del pago de derechos de renovación de licencia a cualquier veterinario hasta un máximo de cinco (5) años mientras el veterinario se encuentre en servicio militar activo, y sin límite de tiempo durante una emergencia nacional. 

Art. 13. Licenciados, disciplina. (20 L.P.R.A. sec. 2963)

Si se radicase por cualquier persona una querella escrita y jurada contra el tenedor de una licencia, y si la Junta determinase que dicha querella plantea hechos que levantan una duda razonable sobre si el querellado ha incurrido o no en conducta impropia según lo dispuesto por esta ley, la Junta celebrará una audiencia pública según el procedimiento delineado en la [20 LPRA sec. 2964] de esta ley y con el voto afirmativo de cuatro (4) de sus miembros podrá revocar o suspender por determinado tiempo la licencia de un médico veterinario, o tomar cualquier otra acción disciplina según se disponga en el reglamento interno de la Junta, o por cualquiera de las siguientes razones: 

(a) El empleo de fraude, prácticas engañosas o falsas representaciones en la obtención de la licencia. 

(b) El haber sido declarado mentalmente incapacitado por un tribunal competente, disponiéndose, que la licencia le será otorgada nuevamente tan pronto la persona sea declarada nuevamente capacitada por similar tribunal competente. 

(c) El alcoholismo consuetudinario o el uso habitual de drogas, declarado como tal por un tribunal competente, disponiéndose, que la licencia le será otorgada nuevamente tan pronto la persona sea declarada nuevamente capacitada por similar tribunal competente. 

(d) El uso de anuncios o de solicitudes falsas y engañosas, o el comportamiento contrario a las normas de conducta profesional que adopte la Junta mediante reglamento. 

(e) La convicción por un delito que implique depravación moral, o por delito grave. 

(f) La incompetencia, negligencia crasa o tratamiento erróneo (malpractice ) en la práctica de la medicina veterinaria, según declare un tribunal competente. 

(g) El estar asociado con personas que practiquen ilegalmente la medicina veterinaria, o el emplear a tales personas. 

(h) El fraude y la falta de honradez al aplicar o al informar sobre cualquier prueba de enfermedad en un animal. 

(i) El fallar en mantener el local y el quipo veterinario bajo su control en condiciones sanitarias. 

(j) La omisión de informar en la manera prescrita por ley, o el informar falsamente, sobre cualquier enfermedad contagiosa o infecciosa, según requieran regularmente las agencias gubernamentales a las cuales compete tal acción. 

(k) La falta de honradez o la negligencia en la inspección de alimentos o en la expedición de certificados de salud o de inspección. 

(l ) La crueldad contra los animales. 

(m) La revocación de una licencia de médico veterinario por cualquier estado de los Estados Unidos de América o por cualquier otro país, por razones de no haber cumplido con todos los requisitos de la renovación de su licencia de médico veterinario que no sean la falta de pago de cuotas. 

La Junta podrá denegar la expedición de una licencia luego de notificación a la parte interesada y darle oportunidad d ser oída, cuando dicha parte: 

(a) Haya ejercido ilegalmente la profesión de médico veterinario en Puerto Rico. 

(b) Haya sido convicto de delito grave o de delito menos grave que implique depravación moral; Disponiéndose, que la Junta podrá denegar una licencia bajo este inciso cuando pueda demostrar que el delito cometido está sustancialmente relacionado con las cualificaciones, funciones y deberes de la profesión reglamentada en esta ley. 

(c) Haya obtenido o tratado de obtener una licencia de médico veterinario mediante fraude o engaño. 

(d) Haya incurrido en incompetencia manifiesta en el ejercicio de la profesión, en perjuicio de tercero. 

(e) Haya sido declarado incapacitado mentalmente por un tribunal competente; o se estableciera ante la Junta mediante peritaje médico su incapacidad; Disponiéndose, que la licencia podrá otorgarse tan pronto la persona sea declarada nuevamente capacitada, si reúne los demás requisitos establecidos en esta ley. 

(f) Sea narcómano o alcohólico; Disponiéndose, que la licencia podrá otorgarse tan pronto esta persona prueba estar capacitada, si reúne los demás requisitos establecidos en esta ley. 

Art. 14. Audiencias. (20 L.P.R.A. sec. 2964)

La Junta celebrará audiencias dentro de los cuarenta y cinco (45) días siguientes a: 

(a) La fecha en que se radique una querella según lo estipulado en la [20 LPRA sec. 2963] de esta ley, contra un tenedor de la licencia. 

(b) La fecha en que lo solicite por escrito la persona a quien la Junta le haya denegado una solicitud de licencia. 

(c) La fecha en que un médico veterinario licenciado la solicite por escrito, expresando bajo juramento los fundamentos de su solicitud. 

La Junta expedirá una notificación de audiencia expresando el lugar, hora y fecha de la audiencia, y acompañará copia de la querella. La notificación se podrá diligenciar mediante correo certificado con acuse de recibo, o por entrega personal por un miembro o empleado de la Junta con acuse de recibo, o en la forma en que se diligencian los emplazamientos en los pleitos civiles ordinarios. Cualquier audiencia podrá continuarse en una fecha posterior. El querellado o el solicitante tendrá derecho a ser oído en persona, o por su abogado, o gestionar ante ésta que le citen testigos a su favor, y a interrogar testigos en su contra. Se observarán los principios generales de la Ley de Evidencia, sin sujeción a tecnicismos. La Junta conservará un récord completo taquigráfico o grabado de los procedimientos. Cualquier parte interesada podrá obtener una certificación de la transcripción de los procedimientos de la audiencia previo pago del costo de la transcripción. 

La Junta deberá rendir su fallo dentro de los treinta (30) días siguientes a la terminación de la audiencia, y la decisión se notificará inmediatamente a la persona afectada, o a su abogado. En todo caso de suspensión o revocación de licencia, el Secretario anotará el hecho en sus registros y el tenedor de dicha licencia quedará sin autorización y sin autoridad para actuar como veterinario bajo esta ley. Las dietas y gastos de testigos serán pagados por la Junta de acuerdo con los tipos prevalecientes para casos civiles ordinarios. 

Art. 15. Revisión judicial. (20 L.P.R.A. sec. 2965)

(a)  Cualquier parte adversamente afectada por una resolución u orden de la Junta podrá solicitar la revisión judicial de dicha resolución u orden por la Sala de San Juan del Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico. La solicitud de revisión deberá ser radicada ante el Tribunal de Primera Instancia dentro de los treinta (30) días contados desde la fecha de la notificación de la resolución u orden de la Junta. 

(b)  La orden, resolución o reglamento de la Junta permanecerá en todo vigor y efecto mientras no haya sido revocada por una decisión final, firme y ejecutoria del Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico. 

(c)  El recurso de revisión se formalizará presentado una solicitud en la secretaría del tribunal en la cual se expondrán los fundamentos en que se apoya la solicitud de revisión. Radicado el recurso, el peticionario deberá notificar sobre el mismo a la Junta dentro de un término de diez (20) días a partir de su radicación. 

(d)  Establecido el recurso de revisión, será deber de la Junta enviar al tribunal copia certificada o fotostática de los documentos que obren en el expediente dentro de un término de diez (20) días a contar de la fecha en que fuere notificada de la radicación del recurso de revisión. El peticionario podrá hacer transcribir a su costa, el récord taquigráfico, y el tribunal le concederá para tal fin un plazo razonable. 

(e)  El tribunal revisará la resolución u orden impugnada a base del expediente sometido. 

Art. 16. Reinstalación. (20 L.P.R.A. sec. 2966)

Cualquier persona cuya licencia haya sido revocada o suspendida podrá solicitar por escrito su reinstalación, luego de transcurrido el período de revocación o suspensión, con los fundamentos que justifiquen dicha solicitud. La Junta queda autorizada para aprobar dicha solicitud en cualquier momento y reinstalar o expedir licencia a dicha persona con o sin examen de reválida. Si la licencia ha sido revocada por la Junta, tan pronto la Junta determine que dicho médico veterinario ha cumplido con el requisito por el cual le fue revocada la licencia, la Junta deberá reinstalarlo con todos sus derechos como tal médico veterinario. 

Art. 17. Penalidades. (20 L.P.R.A. sec. 2967)

(a)  Toda persona que practique la medicina veterinaria en Puerto Rico sin tener una licencia válidamente expedida, cobre o no por ello, será culpable de delito menos grave y, convicta que fuere, será castigada con multa no menor de cien (200) dólares ni mayor de quinientos (500) dólares o término de cárcel no menor de un (1) mes ni mayor de seis (6) meses, o ambas penas a discreción del tribunal; Disponiéndose, que cada acto de práctica ilegal de medicina veterinaria constituirá un delito separado. 

(b)  La Junta motu propio o cualquier funcionario de Gobierno o cualquier ciudadano particular que tenga interés en el asunto podrá iniciar y proseguir una acción de interdicto o cualquier otro remedio civil procedente contra cualquier persona que practique o se disponga a practicar ilegalmente la medicina veterinaria en Puerto Rico, para que el tribunal le impida o le prohíba realizar tales actos. 

(c)  La acción penal y la acción civil de los incisos precedentes podrán ejercitarse conjuntamente o separadamente, y el ejercicio de uno no afectará el ejercicio de la otra. 

Art. 18 Salvedad. 

Si cualquier parte de esta ley fuere declarada nula, todas las demás partes válidas que sean separables de aquélla quedarán en pleno vigor y efecto. 

Art. 19 Derogación. 

Se deroga la Ley Núm. 59 de 13 de abril de 1916, según enmendada, conocida como la 'Ley de la Junta Examinadora de Veterinarios' [20 LPRA secs. 591 a 598]; Disponiéndose, que al así quedar derogada dicha ley, todos los archivos, documentos, récord y demás pertenencias de la actual Junta Examinadora de Veterinarios, por la presente se traspasan a la nueva Junta que se crea por esta ley; Disponiéndose, además, que la derogación de la Ley Núm. 59 de 13 de abril de 1916, según enmendada, no perjudicará derechos, causas de acciones, pleitos, apelaciones, penalidades, causas y procedimientos, incoados o por incoarse, que hayan surgido al amparo de dicha Ley Núm. 59 de 1916, según enmendada, sus reglamentos o las órdenes dictadas por la anterior Junta Examinadora de Veterinarios, hasta la fecha en que efectivamente quede derogada dicha ley, los cuales derechos, causas de acciones, pleitos, apelaciones, penalidades y casos y procedimientos subsistirán y podrán exigirse, incoarse o seguirse tramitando como si la Ley Núm. 59 de 1916, según enmendada, no hubiese sido derogada.

Art. 20. Normas de ética. (20 L.P.R.A. sec. 2968)

El Departamento de Salud, a través de sus organizaciones de reglamentación y evaluación profesional, fijará las normas éticas de los médicos veterinarios. 

Art. 21. Adscripción; gastos de funcionamiento. (20 L.P.R.A. sec. 2969)

La Junta quedará adscrita al Departamento de Salud, en cuyo presupuesto anual se incluirán los fondos necesarios para cubrir sus gastos de funcionamiento operacionales. 

Art. 22 Vigencia. 

Esta ley comenzará a regir inmediatamente. Los reglamentos promulgados por esta ley comenzarán a regir a los 120 días de su aprobación, disponiéndose que en lo que se aprueben los nuevos reglamentos, continuarán en vigencia los reglamentos promulgados bajo las disposiciones de la Ley Núm. 59 de 13 de abril de 1916, según enmendada [20 LPRA ant. secs. 591 a 598]. 

 

Nota:

Revisado enero 2000. Vea Leyes de Puerto Rico en http://www.lexjuris.com  para enmiendas posteriores.

 

 

Presione Aquí para regresar al Menú anterior y seleccionar otra ley.


ADVERTENCIA

Este documento constituye un documento de las leyes del Estado Libre Asociado de P.R. que está sujeto a los cambios y correciones del proceso de compilación y publicación oficial de las leyes de Puerto Rico. Su distribución electrónica se hace como un servicio público a la comunidad. Simpre busque leyes posteriores para posible enmiendas a estas leyes.

LexJuris de Puerto Rico siempre está bajo construcción.


| Leyes y Jurisprudencia | Información | Agencias | Pueblos de Puerto Rico| Servicios Futuros |

|Publicidad | Directorios | Compras | Eventos | Noticias | Entretenimiento |Publicaciones CD|


La información, las imágenes, gráficas u otro contenido en todos los documentos preparados por Lexjuris son propiedad de Lexjuris. Otros documentos disponibles en nuestras conecciones son propiedad de sus respectivos dueños. Derechos Reservados. Copyright (c) 1997 LexJuris de Puerto Rico y Publicaciones CD.